Without warning, death comes to thousands of earthlings each day, every second of the day, for a variety of reasons. People die in natural disasters as well as in war, we see this in the media, the newspapers, television, radio, in all forms of reporting, it comes to us daily. Rich and poor alike must face this sooner or later. In the Army I saw people die, and now being older, many of my loved ones are dead, the older I get the more death I witness on the road of life; yes, around me death is cluttering.

I’ve had heart attacks, strokes: and other diseases, illnesses in life, been put on diets, and I am still living, but it is still a matter of time for me, I’ve been fortunate to have been able to reach the age of sixty-years old, and being here, or there, one must know the day and hour is not far off, thus, one must be prepared in advance, to face it, know it is but a few pages off in the book of life.

From the day we are born, we are facing–like it or not–a dying experience, in future time, be it a week, month or century. Some see death as the enemy, a twisted enemy that wants to shatter us like glass if only it could get a hold, a grip on us.

Death has no flashing red lights, no ominous dread–it rides a pale horse often, and has no distinction between pauper and elite. It has a one time experience (usually), where body and limb lay sprawled out someplace– and when found, is put beneath the ground: we often call these tragedies, but it is of course repeated throughout the world, everyday, and is as normal as drinking a glass of water.

Death has its form of grief for the living also, it can be crushing, and can cause dramatic changes in individuals, and families, especially if unprepared, yes indeed, and it can alter future plans. But we have only a few options when death approaches, to face it and deal with it, or pretend it does not exist, and deal with it in the afterworld, if indeed we can. If death suddenly strikes, there are of course no more phone calls to one’s loved ones, no more daily business meetings or crusades, or admiring the beautiful city, or the far off mountains. No more interviews by Time magazine. One will only discover he or she has arrived, seriously arrived, and consequently arrived, at perhaps a distasteful, painful, unpleasant platform. On the other hand, perhaps at heavens door one may arrive, where famine or epidemics are no more, no more fatal elements the world has to offer, no more casualties of war; no matter where we end up, death is permanent, but not lifeless, or so I believe, and in one-way or the other, we will carry on.

Thus, this book is about death, in poetic form, after you read it, you may want to confront it, dodge it, avoid it, or try to reason with death, but what must really be done I believe is, somewhere along the line you have to make friends with it, let go of it, and make peace with those around you and God, with the time you have left. Realistically, you have little choice, your sins will follow you, dwell within you. When you die, you take with you what is inside of you, how else could it be, it is inevitable, for death does not cleanse one from a conspiracy (or scheme to cheat afterwards), now that he or she is silent– and death has struck, you politely can not ignore it, the high command in Heaven and Hell will not allow it. Each one wants you–desperately, the question is: who gets you? The uncertainty is not in dying, that is well known, but rather in what order do you belong to? The battle never stops until after the fact.

Part Two

The Enemy

If truly to one, death is the enemy, death being the silent conspiracy of the pale horsemen, thus, one cannot afford to ignore him. This is your warning my friends, “…your deeds will follow you,” Revelation 14. Break the conspiracy, face it, for death never sleeps, it hides behind the condor’s dark wings, and all of a sudden it is in front of you. It is really an impossible theme to get away from. Did God plan death? “I don’t think so!” that is why we live on afterwards–it was not part of his original plan, it crept in. I am not really telling you anything new, it is not any boiling new news that you will die, but discussing death, or the aspects of dying, facing the facts we must face sooner or later anyhow is prudent, and needed, with or without fear, for it is simply healthy to do so I believe; another point being, it is not a riddle, it is simple: we need to get knowledge of it, like anything else. Call it a phantom, a ghost, that stalks you, whatever you wish, but please try to approach it objectively, and with some compassion, for God has shown you it: Paul in the bible says in so many words: it is ones last enemy; but he never did fear it, nor should we.

Death takes a person, snatches him like a hawk to rodent off the ground and drag him up to its den; yes, it robs one of its potential, or can; a friend of mine at the bank back in 1993, was taken at the age of 37-years old, a stroke in his car driving home from work. A young man in his late thirties recently, died of a disease, his children still in school. A friend, an electrician, was electrocuted a number of years ago working in a steel mill. I can go on and on, all taken from life experiences, but the point being, Death comes not as a stranger, but as a rival to God’s plan. Again I say, for Paul implied, the last enemy is death (1 Corinthians 15.25, 26).

Yes indeed, death can destroy life, it does, has and will, the very opposite of God’s original plan. But why then do we have death? The question can be extended psychologically to: why do people sin that was not part of God’s plan, and what is the penalty? Like Satan, and Adam, and mankind, we have scoffed at God’s warning, and the price for this is death of course. As we see in the bible, it reads, “For the wages of sin is death…” (Romans 6:23). Consequently, death has taken over the world, animals, plants and human beings. But Christ has delivered (saved) us, yet we must die. But if man would not have sinned, or Satan, or Adam and Eve, what then? I think we would have passed ‘go’ (or gone from earth to heaven) without death.

Part Three

Laughing at Death

Let’s not laugh at death, so many people do, for it will catch up with you one way or another. Some folks don’t believe in death, others think it will never come, some even think death is better than life. Some have a fatalistic concept of it, saying, “It’s not a big thing, what’s the problem, once you die, you die, you sleep forever–no more problems!”

So we see people can go from one extreme to another; psychologically paralyzing themselves with the fear of death. This is of course the fate of the person who has no faith. Or someone is trying to buy God’s favor. Fear of death is for the most part, common to man, to Christians as well as non Christians.

Mentally and psychologically, one can face death realistically, and make it a victory, by grabbing on to the love of God, through Christ; we see this in Romans 8.

Don’t get me wrong, I don’t want to die tomorrow, but I would like to know about my forthcoming departure from this earth.

I am not writing this to be morbid, but because it is a subject avoided so often. And perhaps we can find in death some peace, a feat, maybe even a little wit.

Part Four

Recommendations

As a minister, or as a Counselor in psychology, here are my recommendations: if you have accepted your death, or transience (humanity as it is) thus, you should put your affairs in order, make a will, make peace with God, with your children (if possible); try not to make it hardship on the living; do not leave a mess of confusion. Some folks say: hell with it let them take care of it when I’m gone. It is a selfish way of looking at things, anger perhaps for dying. It is one thing to go on to heaven (assuming this is where you are going) and leaving a mess for your loved ones down on earth. Would it not be great to help those who need it still when you are gone, and you know as I do, they will need all they can to carry on: it will indeed mean a lot to them to have things in order. When my mother died, she left her will to be cremated; told me were here insurance papers were, paid the last perineum on them, gave us her account number to her bank, and phone numbers to her pensions. She even paid her last electric bill, and months rent (which she never got to use), so it would not be a hardship on the living. There was no sourness, no greed in her. I hope I can be as polite as she was upon death.

We need to make arrangements, for eventually death will grab us like a viper in the tall grass. Planning and prayer, if need be seek counsel from qualified advisors. My mother’s family fought over my grandfather’s estate, except for my mother who said: let them deal with it, I’ll take whatever. But my grandfather left a mess, and yes, there were hard feelings between the many sisters and brothers up to the day they died. Long before death, this could have been prevented.

Just like your wedding, plan your funeral, if you want a party, so state it, as if it was a birthday party, it is up to you. You will someday, stand before God and give an account.

It has been my privilege to write this commentary for you, for deep down in my heart, I know the reader loves God, otherwise he would not have reached these last words I am now writing. People can be complex, but the true believer knows death longer has a sting; it has been conquered by the resurrection of Jesus Christ: death as I have said previously is revolution to a new beginning.

Spanish Version

Comentario sobre la Muerte

(Un Comentario de Cuatro Partes)

Por Dennis L. Siluk

Parte Uno

La Hora de la Muerte

Sin aviso, la muerte llega a miles de terrícolas cada día, cada segundo del día, por una variedad de razones. La gente muere en desastres naturales, como también en la guerra, lo vemos esto en los medidos de comunicación, en los periódicos, televisión, radio, en todas las formas de reportaje, este viene a nosotros diariamente. Ricos y pobres de la misma forma tienen que enfrentarla tarde o temprano. Cuando estaba en el ejército vi gente morir, y ahora siendo viejo, muchos de mis seres queridos están muertos, cuanto más viejo me vuelvo de más muertes soy testigo en el camino de la vida; si, alrededor de mi la muerte esta abarrotando.

He tenido ataques al corazón, derrames cerebrales y otras enfermedades, enfermedades en la vida, he sido puesto a dieta, y aún estoy viviendo, pero todavía es una cuestión de tiempo en mi, he sido muy afortunado de llegar a la edad de sesenta años, y estar aquí, o allá; uno debe saber que el día y la hora no está muy lejos, así, hay que prepararse anticipadamente, para enfrentar a esta, saber que sólo está a unas páginas de diferencia en el libro de la vida.

Desde el día en que nacemos, nosotros estamos enfrentando–nos guste o no–una experiencia de muerte, en un tiempo futuro, sea esta en una semana, un mes o un siglo. Algunos ven a la muerte como a un enemigo, un enemigo inesperado que quiere hacernos añicos como cristal si sólo esta pudiera cogernos, agarrarnos.

La muerte no tiene luces rojas intermitentes, tampoco un pavor siniestro–esta cabalga un caballo pálido a veces, y no hace distinción entre pobres o privilegiados. Esta tiene una sola experiencia en la vida (normalmente), donde el cuerpo y las extremidades descansan estirados en algún lugar–y cuando es encontrado, es puesto debajo de la tierra: a veces los llamamos tragedias, pero este, por supuesto, es repetido a través del mundo, todos los días, y es tan normal como beber un vaso de agua.

La muerte tiene su forma de aflicción para los vivientes también, esta puede ser aplastante, y puede causar cambios dramáticos en las personas, y familias, especialmente si no están preparadas, si ciertamente, y esta puede alterar planes futuros. Pero nosotros sólo tenemos pocas opciones cuando la muerte se acerca: enfrentarla y hacernos cargo de ella, o pretender que esta no existe, y hacernos cargo de esta en el más allá, si de verdad podemos. Si la muerte sobreviene repentinamente, no habrá por supuesto más llamadas telefónicas al ser querido, no más reuniones de negocio diarias o luchas, y no más admiración de la bonita ciudad, o de las montañas lejanas y no más entrevistas con la revista Time. Uno sólo descubrirá que él o ella ha llegado, llegado seriamente, y consecuentemente llegó, talvez a una plataforma dolorosa y desagradable. Por otro lado, talvez uno llegue a las puertas del cielo, donde no hay más hambrunas ni epidemias, ni más elementos fatales que el mundo tiene para ofrecer, ni más casualidades de guerra; independientemente de dónde terminamos, la muerte es permanente, pero no sin vida, o eso es lo que creo, y de una forma u otra, nosotros seguiremos.

Así, este libro es sobre muerte, en forma poética, después que lo leas, tu talvez quieras enfrentarla, esconderte, o evitarla, o tratar de razonar con la muerte, pero lo que debe de hacerse creo, es de que en algún memento a lo largo de la vida tú tienes que hacerte amigo con ésta, y dejarla, y tener paz con todos alrededor de ti y con Dios, con el resto del tiempo que te queda. De manera realista, tú tienes muy pocas elecciones, tus pecados te seguirán, morarán contigo. Cuando mueres, te llevas contigo lo que tienes dentro, cómo más podría ser, es inevitable, porque la muerte no te va a limpiar para una conspiración (o confabulación para engañar después), ahora que él o ella están silenciosos–y la muerte ha sobrevenido, tú cortésmente no puedes ignorarla, el Comando Alto del Cielo e infierno no lo permitirá. Cada uno te quiere–desesperadamente, la pregunta es: ¿quién te obtendrá? La incertidumbre no está muriendo, esto se sabe bien, pero más bien ¿en qué orden tú perteneces? La batalla nunca se detiene hasta después del hecho.

Parte Dos

El Enemigo

Si es verdadero a uno, la muerte es el enemigo, muerte siendo la conspiración silenciosa del jinete pálido, así, no podemos permitirnos ignorarlo. Esta es tu advertencia mi amigo, “…tus acciones te seguirán”, Revelación Capítulo 14. Rompe la conspiración, enfréntala, porque la muerte nunca duerme, esta se esconde detrás de las alas oscuras del cóndor, y de repente está enfrente de ti. Es realmente un tema imposible de alejarnos. ¿Dios planeó la muerte? “Creo que no” es por eso que vivimos en el más allá–esta no era parte de su plan original, esta se escurrió dentro.

Realmente no te estoy diciendo nada nuevo, no es una nueva hirviente noticia que tú vas a morir; en cambio, analizar la muerte, o los aspectos de morir, nos enfrenta a los hechos a los que nosotros tarde o temprano debemos enfrentar, de todas maneras es prudente y necesario, con o sin miedo, porque es simplemente saludable hacerlo, yo creo; otro punto es, de que no es una adivinanza, simplemente es: que necesitamos tener conocimiento de este, como cualquier otra cosa. Llámalo a esto una aparición, un fantasma, que te acecha, lo que desees, pero por favor trata de acercarte a este objetivamente, y con algo de compasión, porque Dios te lo ha mostrado: San Pablo dice en la Biblia con estas palabras: es nuestro último enemigo; pero él nunca lo temió, ni tampoco nosotros debemos.

La muerte se lleva una persona, la arrebata, como el águila lo hace con el roedor de la tierra, y lo arrastra arriba a su escondite; sí, nos roba de su potencial, o puede. Un amigo mío del banco allá en el año 1993, fue llevado a la edad de treinta y siete años, un derrame cerebral mientras el manejaba su carro de regreso a casa. Un hombre joven en sus últimos treintas recientemente murió de una enfermedad, sus hijos todavía en la escuela. Un amigo mío, un electricista, se electrocutó unos años atrás mientras trabajaba en un molino de acero. Puedo continuar y continuar, con casos tomados de las experiencias de la vida, pero el punto es, La Muerte viene no como un extraño, sino como una rival a los planes de Dios. De nuevo, digo, porque San Pablo implicó, el último enemigo es la muerte (1 Corintios 15. 25, 26).

Si, ciertamente, la muerte puede destruir la vida, ésta lo hace, lo ha venido haciendo y lo hará, muy opuesto a los planes originales de Dios. Pero, ¿por qué entonces tenemos a la muerte? La pregunta podría ser extendida psicológicamente a: ¿por qué la gente peca, que no fue parte del plan de Dios, y qué es la sanción? Como Satanás, Adán, y la humanidad, nosotros nos hemos mofado a la advertencia de Dios, y el precio por esto es la muerte por supuesto. Como vemos en la Biblia, esta dice: “porque el pago del pecado es la muerte…” (Romanos 6; 23).

Consecuentemente, la muerte se ha apoderado del mundo, animales, plantas y seres humanos. Pero Cristo nos ha salvado de esta, pero todavía tenemos que morir. Pero si el hombre no hubiera pecado, o Satán, o Adán y Eva, ¿qué entonces? Creo que hubiéramos pasado “ido” (de la tierra al cielo sin morir).

Parte Tres

Riéndose de la Muerte

No nos riamos de la muerte, tanta gente lo hace, porque esta te alcanzará de una forma u otra. Algunas personas no creen en la muerte, otros piensan que esta nunca vendrá, algunos incluso piensan que la muerte es mejor que la vida. Algunos tienen un concepto derrotista, diciendo “¡No es una gran cosa, cuál es el problema, una vez que mueres, moriste, dormirás eternamente–no más problemas!”

Vemos que hay personas que pueden ir de un extremo al otro; paralizándose psicológicamente con el temor a la muerte. Esto es por supuesto el destino de la persona que no tiene fe. O de alguien tratando de comprar los favores de Dios. El temor a la muerte es por lo general, común al hombre, para cristianos así como a no Cristianos.

Mental y psicológicamente, podemos enfrentarnos a la muerte de modo realista, y hacer de esta una victoria, aferrándonos en el amor de Dios, a través de Cristo; lo vemos esto en Romanos 8.

No me interpretes mal. No quiero morir mañana, pero me gustaría saber sobre mi próxima partida de esta tierra.

No estoy escribiendo esto para ser morboso, sino porque este es un tema evitado muchas veces. Y talvez podamos encontrar en la muerte alguna paz, una hazaña, talvez incluso un poquito de ingenio.

Parte Cuatro

Recomendaciones

Como ministro, o como un consejero en psicología, aquí están mis recomendaciones: si tú aceptaste tu muerte, o tu humanidad (humanidad tal como es) así tú deberías poner tus cosas en orden, hacer un testamento, tener paz con Dios, con tus hijos (si es posible); trata de no crear una penuria con los vivientes; no dejes un lío de confusión. Alguna gente dice: al diablo con esto, deja que ellos se encarguen de esto cuando ya no esté. Esta es una forma egoísta de ver a las cosas, rabia talvez por morir. Es una cosa ir al cielo (asumiendo que allí es donde estás yendo) y otra cosa es dejar un lío para tus seres queridos en la tierra. No sería fabuloso ayudar a aquellos que necesitan cuando te hayas ido, y tú sabes como yo lo se, ellos necesitarán todo lo que ellos puedan para continuar: esto significará, ciertamente, mucho para ellos para dejar las cosas en orden. Cuando mi madre murió, dejó en su testamento que quería ser cremada; nos dijo dónde estaban los papeles del seguro, ella había pagado hasta la última cuota de éste, nos dio el número de su cuenta bancaria, y los teléfonos de quienes les pagaban su pensión. Incluso ella pagó su último recibo de electricidad, y su alquiler del mes (el que ella nunca lo llegó a usar), para que no sea una penuria para los vivientes. No hubo amargura, ni ambición en ella. Espero que yo sea tan amable como ella lo fue a la hora de su muerte.

Necesitamos hacer planes, porque eventualmente la muerte nos cogerá como a una víbora en la hierba alta. Planes y oraciones, si se necesita busca a un consejero de asesores capacitados. La familia de mi madre peleó sobre los bienes de mi abuelo, excepto mi madre que dijo: déjalos que ellos se encarguen de esto, tomaré lo que sea. Pero mi abuelo dejó un desorden, y sí, hubo resentimientos entre los muchos hermanos y hermanas hasta el día en que ellos murieron. Mucho antes de la muerte, esto pudo haber sido prevenido.

Justo como con tu boda, planea tu funeral, si quieres una fiesta, entonces dilo, como si este fuera una fiesta de cumpleaños, esto depende de ti. Tú algún día, estarás enfrente de Dios y le darás cuenta de tus actos.

Ha sido un privilegio para mi escribir este comentario para ti, porque en la profundidad de mi corazón, yo sé que los lectores aman a Dios, de otra forma él no habría alcanzado estas últimas palabras que ahora estoy escribiendo. La gente puede ser complicada, pero los verdaderos creyentes saben que la muerte ya no nos hace daño, esta ha sido vencida por la resurrección de Jesucristo; la muerte como lo dije anteriormente es una revolución a un nuevo comienzo.



Source by Dennis Siluk Dr.h.c.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here